Bienvenid@ al blog de tek0. Aqui te espero puntualmente para leer mis crónicas de las carreras que participo, entrevistas a atletas de todos los niveles. Todo atletismo, para todos

lunes, 22 de mayo de 2017

XXII 6 horas en pista por relevos Ciudad de Leganés…by Chechu Lunga

Junto a mi ordenador y de nuevo para vosotros estoy aqui para compartir una nueva historia de atletismo. Hoy no trata de una crónica mía ni de una entrevista, hoy plasmaré la crónica de un atleta conocido por todos vosotros y al que siempre llamo primo. Chechu Lungarán escribió ayer su crónica de lo que vivió el pasado sábado en Leganés junto a Mircea Marian Sacara y su equipo Mircea Running Team.

Es emocionante el poder plasmar lo que hace unas horas me ha enviado Lungarán. El bueno del moracho siempre lo vemos en el top ten de las carreras y en puestos muy destacados pero los ´´buenos´´ también sufren, lo pasan mal, se emocionan y superan sus retos, sus ilusiones y porque no decirlo también sus miedos. Me emocionado leyendo las palabras de Chechu pues es una de las mejores personas que conozco, siempre ha estado a mi lado desde que publiqué su primera entrevista pese a no conocerme hasta esa carrera de Villaluenga de la Sagra y desde ahí una amistad muy bonita,casi familiar, por algo es mi primo.

Sigue tu ritmo y llegarás a tu meta, es el camino que hemos de seguir para superar nuestros retos, ilusiones, miedos…no solo deportivos sino en la vida. Aquí voy a plasmar lo que Lungarán me escribió y agradecer que siempre estes ahí para lo bueno y menos bueno.

Esta historia no es una más, noto emoción, liberación, lágrimas en los ojos de todo un campeón que quiere enseñarnos a superar una barrera más de la vida y del deporte. Sin más preámbulos os dejo con Chechu, nuestro amigo Lungarán.

 

Hace un par de meses, en la carrera de Mocejón, Mircea me comentó que le gustaría que corriese con su equipo una carrera por relevos. Yo le dije que si el me lo pedía no me iba a negar pero que mi experiencia en pista no había sido muy buena.

Vamos a ponernos en situación, yo no entreno en pista nunca y las dos únicas ocasiones en las que he competido, han sido un fracaso absoluto, concretamente en 2013 me retiré en el 10 mil del Campeonato de Madrid de Veteranos en pista celebrado en Majadahonda, cuando corría con el AD. Marathon.

¿Por qué iba a afrontar este reto entonces? Muy sencillo, por Mircea. Es una de las personas que me ha demostrado dentro de este mundo tener unos principios y valores deportivos muy altos. Es un gran atleta y un sano competidor que da prioridad a la amistad antes que a la rivalidad. Carrera de Añover de Tajo, Mircea y yo destacados, él iba muy fuerte y en el último tercio de la carrera empiezo a perder su estela, cuando él se da cuenta baja un poco el ritmo y comienza a animarme: ¡Vamos Lungaran! me decía. Yo le respondo: ¡No puedo amigo, sigue tú!. Y ahí está el momento que Mircea me demuestra la clase de persona que es ayudándome hasta el final y tirando de mi sin dejarme solo. (Estoy seguro que me hubiese dejado entrar primero simplemente por estar corriendo en Toledo, por supuesto, no lo hubiese permitido nunca.

Sábado 20 de Mayo, me despierto nervioso, es el gran día voy a correr las 6 horas por relevos en pista Ciudad de Leganés, mi relevo es a las 18:30 (consiste en dar el mayor número de vueltas posible en 30 minutos). Llego con tiempo a la pista, conozco a mis compañeros, parecen simpáticos pero yo estoy muy nervioso y bloqueado, me dan las camisetas, el ambiente es espectacular, la megafonía dice que el Mircea Mariam Team va empatado a vueltas con otro equipo, me empiezo a angustiar porque, ¿y si fallo? Un sentimiento de inseguridad me sobrecoge, voy al vestuario a cambiarme, llega el momento de calentar y el calor es intenso, hablo con mi mujer, juego un poco con mis hijas para intentar relajarme pero nada. Llega el momento 5 minutos para salir, veo a mi compañero dando sus ultimas zancadas y pienso: ¡No termines nunca tío, que no quiero salir!

Le miro a los ojos, ya viene, 100 metros nos separan, estoy temblando, tiene que esperar a mi lado 15 segundos que le han sobrado y hasta que el juez no toca la campana avisando del nuevo relevo no puedo salir, el estomago se me encoge y se hacen 15 segundos eternos.

YA suena la campana y salgo corriendo muy rápido, paso primera vuelta, mis compañeros me gritan: ¡Chechu vas muy rápido, 1:12! Y yo pienso: ¿Y eso que es, bueno o malo? Cada vuelta me dicen que sigo yendo rápido, pero mis sensaciones son buenas, aunque mi GPS me dice que el primer Km lo he pasado a 3:00... ¡Ostras, voy muy rápido, lo voy a pagar pienso! El segundo Km lo paso a 3:05, el tercero a 3.06 el cuarto a 3:10 a 3:12 el quinto y... Empiezo a notar mucho cansancio, calor extremo, me arden los pies, en cada vuelta necesito echarme agua por encima, mis sensaciones son horribles, el equipo me anima, miro a la grada y veo el rostro de preocupación de mi mujer (ella me conoce mejor que nadie y sabe que no voy bien), miro mi reloj y quedan 10 minutos todavía, pienso: ¡Joder qué son 10 minutos, pues un mundo coño, no puedo! Los tiempos empiezan a caer, en la grada me dicen: ¡Muy bien Lungarán, así más flojo! Y me digo a mi mismo: ¿Más flojo? ¡Voy vacío, no se cómo voy a acabar!. Últimos 5 minutos, hay que morir por el equipo, saco fuerzas no sé donde y empiezo a ampliar zancada las últimas 3 vueltas vuelvo a mejorar marca y logro completar los 30 minutos dando 23 vueltas (creo que bien para mí). Doy el relevo al gran Pablo Vega y me dirijo a mi equipo para darles las gracias por todo lo que me han animado.

Les pregunto si lo he hecho bien y todos están muy contentos con mi actuación, una mujer del grupo me dice que es una maravilla verme correr y que ha sido muy bonito verme correr, mi mujer me sonríe sabiendo el sobreesfuerzo que he realizado y mis hijas me abrazan... ¡Lo he conseguido, he superado el reto!

Mi equipo se proclama campeón sacando unas cuantas vueltas al segundo, aunque para tratarse de una competición de 6 horas, considero que la distancia final está muy apretada.

Ha sido una experiencia diferente, maravillosa, he tenido la oportunidad de conocer a gente muy positiva, el Mircea Running Team es increíble, forman un gran grupo y me hicieron sentir uno más y muy feliz durante toda la tarde. Y también he podido vencer a mis fantasmas de la pista, aunque he pagado un poco mi exceso de ilusión y he sufrido mucho, he terminado muy dignamente.

Primo, esta crónica y carrera te lo dedico con todo mi cariño para tu blog, porque eres un referente para nuestro atletismo y un persona que admiro y quiero mucho.

Un abrazo.

Seguí mi ritmo y llegué a mi meta, Chechu Lungarán.

 

Una historia preciosa llena de pundonor, esfuerzo, recompensa, una vez más Lungarán da una lección más de atletismo y sobre todo como ejemplo para todos los que nos gusta este deporte,sentimos esta pasión de los kms y te sentimos cerca como persona. Gracias por tu dedicatoria, se que es así como lo sientes y estoy muy orgulloso de tí.

 

Sigue tu ritmo y llegarás a tu meta. Blog de tek0